Cómo ser una mujer empoderada

5/5 - (4 votos)

El empoderamiento tiene lugar donde hay desempoderamiento..

El desempoderamiento de las mujeres es un proceso que las priva de sus derechos, autoridad y poder; es la incapacidad autopercibida para tomar las propias decisiones, afrontar la vida y el sentimiento de falta de confianza para aprovechar las oportunidades que se presentan.

Mucho de todo ello proviene del sentimiento de expropiación de autoridad personal heredado del mandato social femenino de “ser para otros” frente al “ser para una misma”, algo muy “femenino”, además de la tensión de lidiar en contextos hostiles y de obsoletos patrones de género.

El desempoderamiento de las mujeres levanta barreras internas que limitan el bienestar y desarrollo, destacando que,

  • El 42% informa de sentir miedo al fracaso.
  • El 70% no se siente bien – en sintonía- consigo misma.
  • El 47% percibe la jornada laboral como una barrera para progresar.
  • El 80% siente que su talento no es reconocido.

Lo que necesita una mujer para empoderarse es transitar el camino inverso, el de autorizarse a ser, colocándose en el centro de si misma como protagonista de su historia vital para tomar decisiones estratégicas en todos los aspectos de su vida: ocio, economía, pareja, carrera, hogar etc. con más seguridad personal que miedo o culpa.

Así es como una mujer comienza a aprender a empoderarse y a liderar saliendo de los marcos en los que los estereotipos de género y los mandatos sociales la colocaron.

 

Características de una mujer empoderada

  • Una mujer empoderada se conoce, ha invertido tiempo, atención y reflexión en conocer quien es, que desea, cual es su propósito y hacia donde se dirige.
  • Tiene un nivel saludable de autoestima, sabe qué le gusta de si misma, qué no le gusta y se acepta incondicionalmente, siendo su mejor aliada interior.
  • Responsabilidad. Asumen la responsabilidad de su vida, aprenden de los errores y celebran los aciertos. Saben que tiene un margen de intervención en el curso de la realidad y rentabilizan sus posibilidades para modelar la vida que anhelan.
  • Una mujer empoderada se guía por valores y la conciencia de sus acciones y no por cumplir expectativas ajenas. Tiene criterio propio para responder a las circunstancias independientemente que estas sean o no favorables.
  • Empoderamiento psicológico. Ser mentalmente fuerte y psicológicamente sana es esencial para superar obstáculos desde dentro. Indicadores como la autoestima, la resiliencia, los niveles de estrés, el poder de toma de decisiones, el locus de control que afecta directa o indirectamente el bienestar psicológico
  • Liderazgo. Utiliza una comunicación empática y asertiva creando lazos colaborativos en sus relaciones personales y profesionales.
  • Agentes de cambio. Intervienen en la sociedad promoviendo el empoderamiento social, combatiendo activamente el machismo, la desigualdad y cualquier tipo de discriminación abogando por el bienestar y bien común.

 

Como podemos empoderar a las mujeres en sociedad

El empoderamiento de las mujeres no es un asunto personal sino social. Hay muchas maneras de intervenir en sociedad, aunque los ejes centrales son: elevar el estatus de las mujeres a través de la educación, la concientización y la capacitación. Es una decisión y un esfuerzo colectivo para garantizar que las mujeres tengan la libertad de definir y redefinir sus propios roles y perseguir cualquier meta que se propongan en la vida:

1- Promover la conciencia y sensibilización, hacia los problemas de las mujeres, sus derechos y las reformas legales en torno a la igualdad de género. La concienciación ayuda a aumentar la empatía hacia la realidad de las mujeres. Educar a las personas sobre cómo reducir el acoso, la violencia y la discriminación, es decir, cómo reducir la brecha de género en múltiples escenarios.

La conciencia y la sensibilidad hacia la realidad de las mujeres, hace a la sociedad mas consciente, impacta en las acciones y se torna un importante paso adelante para la igualdad efectiva de género.

2- Desaprender los prejuicios de género. El avanzar muchas veces significa modificar o erradicar viejas nociones preconcebidas. Dejar de lado viejas ideas profundamente arraigadas que causan prejuicios de género, es esencial para empoderar a las mujeres. Erradicar estereotipos como “calladita esta mas guapa”, “Las mujeres son mas débiles emocionalmente”, “Para liderar mejor un hombre que una mujer”, “Ser madre y buena profesional es incompatible”, etc.

Los prejuicios de género perpetúan estereotipos dañinos generando desigualdades y discriminación. Algunos de ellos están tan normalizados e instalados en nuestras mentes que los replicamos sin apenas darnos cuenta. Es momento de erradicarlos.

3- Diversidad en los lugares de trabajo. Es necesario un esfuerzo para llevar diversidad, equidad e inclusión al entorno profesional e impulsar que las mujeres tengan las mismas oportunidades, ocupen puestos de liderazgo, aumentando su representación y proporcionando modelos a seguir para otras mujeres.

El liderazgo femenino puede ayudar a cambiar la cultura laboral promoviendo un liderazgo horizontal, colaborativo, emocionalmente inteligente que favorezca la inclusión y la comunicación abierta, creando un ambiente de trabajo de mayor bienestar centrado en las personas.

4- Apoyar las empresas dirigidas por mujeres. El empoderamiento económico de las mujeres aún es una asignatura pendiente en un entorno en el que a menudo han estado infravaloradas y sub representadas y es hora de que esto cambie mediante un mayor reconocimiento de su valor y contribución. Al otorgar a las mujeres más autoridad económica, podemos crear una sociedad más justa, equitativa y rentable que beneficie a todas las personas independientemente del género.

5- Comunicar y educar. Sacar la voz para iniciar conversaciones sobre cuestiones de mujeres, brechas de género, chistes y comentarios inapropiados, comportamientos inadecuados o noticias vinculadas al género, puede ser incómodo, pero puede generar grandes cambios. Si bien la autoconciencia es un primer paso importante, iniciar conversaciones que promuevan la comprensión del empoderamiento de las mujeres en nuestros hogares y comunidades es ser agentes activos del cambio social.

El silencio y la inacción pueden perpetuar los sistemas de opresión que impiden a las mujeres alcanzar una verdadera igualdad y empoderamiento. Alzar la voz crea un impulso colectivo para el cambio y trabajar por un mundo más justo y equitativo.

 

Ejemplos de series de mujeres empoderadas

Tener modelos y referentes son una fuente de inspiración, pero también puede llamar al equívoco la imagen del empoderamiento femenino en algunos productos culturales.

El test de Bechdel es un método que evalúa la brecha de género existente en la ficción que consumimos: cine, series, teatro o cualquier producción artística, algo más habitual de lo deseable, por ejemplo, entre el 2000 y 2016, el 45% de las películas nominadas al Óscar a mejor película, no superaban el test.

Estas series superaron el Test de Bechdel y son fuente de inspiración para el empoderamiento de la mujer.

  • Las chicas de oro ( 1985 – 1992)
  • Broad City ( 2014 )
  • Sexo en Nueva York ( 1998 – 2004)
  • Las chicas Gilmore ( 2000 – 2007)
  • Madres forzosas (2016 )
  • The Handmaid’s tale ( 2016 )
  • Daria (1997 – 2001)
  • Unbreakable Kimmy Schmidt ( 2015 – 2018)
  • Orange is the new black (2013 – 2018)
  • The Crown (2016)

Y para redondear, aportamos la recomendación de un podcast sobre Mujeres de Series de “Sangre Fucsia”. Cultura que inspira y educa en la sororidad, el empoderamiento y el cuestionamiento de la realidad con perspectiva de género, aportando claves para superarnos a nosotras misas e impactar positivamente en el entorno.

Puro Power.

 

Cuéntame tus dudas o preguntas
Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
    Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
    Llamar Ahora
    Dirección