Qué es el empoderamiento personal

5/5 - (4 votos)

“No sé como estoy metida en esto”.

Carmen, una mujer de 42 años, empresaria, con tres hijos y una pareja con la que, no existen conflictos importantes, se mostraba insegura, con sensación de impotencia e inutilidad, falta de energía y muchas dudas sobre sí misma. Estaba de baja, se sentía derrotada.

Carmen, sin apenas percibirlo, había perdido el control sobre si misma y sobre su vida. Había perdido su poder personal. (Fragmento de un artículo de Luis Bonino).

 

¿Qué significa el empoderamiento personal?

Significa poner en marcha un proceso en el que la persona obtiene control sobre su vida, aprende a encontrar un vínculo más estrecho entre metas y esfuerzos, y encuentra maneras de establecer su propósito y dirigirlo hacia los resultados deseados. (Koelen y Lindström).

Esta creencia en nuestra capacidad para influir en los resultados y superar obstáculos es esencial para fomentar la resiliencia , promover el logro de metas y mejorar la satisfacción general con la vida. Implica cultivar un sentido de autoeficacia, confianza en una misma y autonomía, que le permite afrontar los desafíos de la vida con más confianza y propósito.

El empoderamiento personal es un concepto multifacético que abarca varias dimensiones, cada una de las cuales desempeña un papel crucial en el fomento de un sentido de agencia personal (Lardier et al., 2020; Perkins & Zimmerman, 1995; Zimmerman, 2000).

Estas dimensiones incluyen aspectos cognitivos, emocionales, conductuales y sociales, que colectivamente contribuyen a su capacidad para afrontar desafíos, tomar decisiones significativas y crear cambios positivos en su vida. (Lardier et al., 2020; Speer & Peterson, 2000; Zimmerman , 2000).

Dimensión cognitiva. Es el cuore del empoderamiento individual, que involucra creencias, percepciones y patrones de pensamiento que dan forma a nuestro sentido de autoeficacia y control. Las cosas que nos decimos y como nos las decimos, construyen una manera de ser y estar en el mundo, lo que construye la firme creencia en nuestra capacidad para influir en los resultados y superar obstáculos.

Dimensión emocional. Se refiere a la capacidad de regular las emociones , cultivar la resiliencia y fomentar un sentido positivo de autoestima .

Las personas emocionalmente empoderadas poseen un profundo sentido de autoconciencia y autocompasión, lo que les permite afrontar emociones difíciles con gracia y resiliencia. Entienden que experimentar contratiempos y fracasos es una parte natural de la experiencia humana y utilizan estas experiencias como oportunidades para el crecimiento y desarrollo personal. Pueden aprovechar el poder de sus emociones para impulsar su viaje hacia el empoderamiento personal.

Dimensión conductual. Implica tomar acciones intencionales alineadas con nuestras metas, valores y aspiraciones.

Las personas empoderadas exhiben un comportamiento proactivo, tomando iniciativa y responsabilidad por sus elecciones y acciones. Establecen objetivos claros , desarrollan planes de acción y perseveran frente a los obstáculos, demostrando resiliencia y determinación en la consecución de sus aspiraciones.

Dimensión social. Finalmente, la dimensión social del empoderamiento se refiere a las relaciones interpersonales, redes de apoyo, conexiones y habilidades sociales que contribuyen al sentido de pertenencia, cultivando relaciones saludables basadas en la confianza, el respeto y el apoyo mutuo, rodeándose de personas que las animan e inspiran. Buscan mentorias, referentes , modelos a seguir y comunidades de apoyo que alimentan su crecimiento y desarrollo personal.

Al fomentar conexiones sociales positivas y redes de apoyo, pueden obtener fuerza e inspiración de los demás, mejorando su sentido de agencia personal y empoderamiento.

 

Cómo lograr el empoderamiento personal

Conquistar el poder personal es fortalecer el empoderamiento psicológico, un proceso subjetivo, cognitivo y actitudinal que ayuda a las personas a sentirse efectivas, competentes y autorizadas para realizar tareas.

Es la “motivación intrínseca que refleja un sentido de autocontrol en relación con sus objetivos y una participación activa en el proceso de logro.”

Algunas estrategias que ayudan a desarrollar y construir ese autoliderazgo y desarrollo personal son:

  1. Las estrategias centradas en el comportamiento corresponden a la autogestión (fijación de objetivos personales, observación de una misma, recompensa personal, correcciones e indicaciones personales).
  2. Las estrategias de recompensa natural promueven la motivación intrínseca .
  3. Las estrategias de patrones de pensamiento cognitivo implican visualizar el desempeño exitoso, el diálogo interno y la evaluación de creencias y suposiciones.

Las siguientes nueve estrategias se basan en el Cuestionario abreviado de autoliderazgo desarrollado por los investigadores Houghton y Neck :

  1. Establece metas específicas para tu propio desempeño (establecimiento de metas propias).
  2. Lleva un registro de tu desempeño en el trabajo (auto observación).
  3. Trabaja para alcanzar metas específicas que te hayas fijado (establecimiento de metas personales).
  4. Visualízate realizando con éxito una tarea antes de realizarla (visualizando un desempeño exitoso).
  5. Imagina en tu mente un desempeño exitoso antes de realizar una tarea (visualizando un desempeño exitoso).
  6. Recompénsate con algo que te guste/disfruta una vez que hayas completado con éxito una tarea (autorecompensa).
  7. Habla contigo misma (en voz alta o mentalmente en tu cabeza) para resolver situaciones difíciles (evaluando creencias y suposiciones).
  8. Evalúa/desafía mentalmente la exactitud de tus creencias sobre situaciones que te resulten desafiantes o con las que tengas problemas (evaluación de creencias y suposiciones).
  9. Piensa en tus propias creencias y suposiciones cada vez que te encuentres con una situación difícil (evaluando creencias y suposiciones).

“Todos los seres humanos son autolíderes; sin embargo, no todos los autolíderes son eficaces en el autoliderazgo”. Charles C. Manz

 

Ejemplos de empoderamiento personal

Compartimos una selección del legado de algunas grandes mujeres de la historia que han allanado el camino a los derechos de todas las mujeres :

Agnodice . Grecia 400 a C. Reconocida como una de las primeras ginecólogas, se dice que Agnodice practicó con valentía la medicina en Grecia cuando las mujeres se enfrentaban a la pena de muerte por hacerlo. Cuando finalmente fue descubierta, fue reivindicada y se le permitió continuar cuando las pacientes acudieron en su defensa.

Sor Juana Inés de la Cruz . México 1691. Criticada por estudiar textos seculares, la célebre escritora y monja Sor Juana Inés de la Cruz de México defendió de manera memorable el derecho de las mujeres a la educación en 1691 proclamando “bien se puede filosofar y aderezar la cena”. Sor Juana Inés de la Cruz es un ícono nacional que todavía aparece en la moneda mexicana.

Kate Sheppard. Nueva Zelanda 1893. La sufragista más célebre de Nueva Zelandia, junto a sus compañeras de campaña, presentó una petición “descabellada” al Parlamento donde se exigía el sufragio para las mujeres con unas 32.000 firmas. Ésta fue una maniobra decisiva que llevó a Nueva Zelandia a convertirse en el primer país con gobierno autónomo en conceder a las mujeres el derecho nacional al voto en 1893.

Billie Jean King. EEUU 1973. Una precursora campeona de tenis y activista por el cambio social. Amenazó insignemente con boicotear el Abierto de Tenis de los Estados Unidos en 1973 a menos que las mujeres recibieran un premio en dinero igual al de los hombres. Su demanda fue atendida y el Abierto de los Estados Unidos se convirtió en el primer gran torneo en su tipo en ofrecer igualdad en las retribuciones.

Loveness Mudzuru y Ruvimbo Tsopodzi. Zimbawe 2016. Cuando llevaron al Gobierno ante la justicia por el delito de matrimonio infantil, las otrora niñas casadas Loveness Mudzuru y Ruvimbo Tsopodzi hicieron historia en 2016 cuando un tribunal constitucional de Zimbawe falló a su favor dictaminando que ninguna persona en el país puede contraer matrimonio, ni siquiera en uniones consagradas por el derecho consuetudinario, antes de la edad de 18 años.

 

Lo que también importa del Empoderamiento individual

«Cuando la gente empodera a las mujeres, a veces se queda ahí. Puedo sentirme motivada por un discurso, una comunicación efectiva  o un podcast que escucho. Puedo ser una campeona y que me digan las cosas increíbles que soy capaz de hacer en el mundo. Incluso puedo ser educada y recibir información que me ayude a llevar mi negocio o mi arte al siguiente nivel, pero si no tengo los recursos para avanzar en lo que me han facultado a hacer, entonces ni siquiera importa».

(Timea Faulkner, fundadora de SheROCKS y The State of Fem Art . Forbes)

El proceso de empoderamiento individual es una conquista personal y no siempre va relacionada con hitos visibles en el ámbito público y admirable por los demás.

Si es relevante para la persona y ha puesto en jaque sus propios limites, es un logro de empoderamiento. Son las habilidades que se desarrollan en el proceso las que empoderan, pues cada persona ha de lidiar con sus condiciones particulares de su momento vital y no siempre podemos llegar mas lejos.

Ofrecer inspiración y orientación, referentes y mentoría es imprescindible para estimular la decisión personal de avanzar, y también es imprescindible dar oportunidades reales y recursos concretos para facilitar el acceso al empoderamiento a todas las personas, en especial, a las mas desfavorecidas o que están en condiciones de desigualdad.

 

Cuéntame tus dudas o preguntas
Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
    Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
    Llamar Ahora
    Dirección