Qué son las habilidades de comunicación

5/5 - (4 votos)

La mujer española vive más porque habla mucho. Pronunciando de media, 15.000 palabras más al día que sus pares masculinos.» afirma el psiquiatra Luis Rojas Marcos. Hablar está íntimamente relacionado con la buena salud y la satisfacción con la vida en general. «Hablar -dice-, en cualquiera de sus formas, no sólo añade vitalidad a los años, sino también años a la vida».

Somos seres sociales e interactuamos – con palabras o no – todo el tiempo en situaciones personales, profesionales y sociales, por lo que entrenar nuestras habilidades comunicacionales es un recurso vital para establecer las mejores conexiones posibles con los demás.

Las habilidades de comunicación son las que utilizamos al dar y recibir diferentes tipos de información, nuevas ideas, sentimientos, experiencias, inquietudes o sobre nuestros proyectos.
Las habilidades de comunicación implican escuchar, hablar, observar y sentir empatía, están directamente vinculadas a nuestra capacidad de gestión emocional.  También es importante comprender las diferencias en cómo comunicar a través de los distintos medios sea cara a cara, conversaciones telefónicas y comunicaciones digitales como el correo electrónico y las redes sociales.Y al aplicarlas, siempre es importante tener en cuenta que,

“Entre dos explicaciones, elige la más clara; entre dos formas, la más sencilla; entre dos expresiones, la más breve”. Eugenio d’Ors, periodista y escritor.

 

Tipos de habilidades comunicativas

Hay diferentes maneras en que nos comunicamos y compartimos información – consciente o inconscientemente- con los demás. Aunque “curiosamente” la brecha entre poder comunicar y poder comunicar bien es mayor de lo que la mayoría podemos creer. Y el primer paso para optimizarla es conocer los distintos tipos de comunicación, saber cuándo utilizarlos y cómo hacerlo bien para optimizar nuestras habilidades sociales: 

Comunicación Verbal

La comunicación verbal es el uso del lenguaje para expresar pensamientos, ideas e información a través del habla o el lenguaje de señas. Abarca la capacidad de articular mensajes de forma clara, concisa y eficaz a los demás. La comunicación verbal no se limita sólo a las palabras pronunciadas, sino que también incluye el tono de voz, el volumen y el ritmo del habla, todos ellos elementos que contribuyen a transmitir, no sólo información sino significado e intención a nuestro mensaje.
La comunicación verbal es importante porque suele ser un medio altamente eficiente en el arte de comunicar.
“Todas las desgracias de los hombres provienen de no hablar claro” Albert Camus, escritor.

Comunicación no verbal

Lo que hacemos con nuestro cuerpo y gestos mientras hablamos a menudo dice más que las palabras mismas. La comunicación no verbal es la forma de transmitir información, pensamientos y emociones sin hablar. Básicamente significa lenguaje corporal: expresiones faciales, gestos, tono de voz, contacto visual, postura, tacto y otras señales no verbales para transmitir información, mensajes y significados a los demás. Se puede utilizar tanto de forma intencionada como no intencionada. Por ejemplo, es posible que sonriamos sin querer cuando escuchamos una idea, experiencia o una información agradable.
Como complemento a la comunicación verbal, influye significativamente en la percepción que sienten los demás al recibir e interpretar los mensajes o puede haber diferencias culturales en lo que estás comunicando. Todo ello puede estar contradiciendo o reforzando el mensaje global. Por tanto, la comunicación no verbal ineficaz puede generar desconfianza, por eso es importante trabajar estas habilidades.
“La comunicación efectiva comienza con la escucha” Robert Gately, escritor.

Comunicación Visual

¿Sabías que el 65% de la población general aprende visualmente y que nuestro cerebro puede procesar imágenes y vídeos 60.000 veces más rápido que el texto?. Somos una sociedad visual, incluso hay redes sociales que exclusivamente transmiten a través de imágenes.

La comunicación visual es el acto de utilizar imágenes, fotografías, arte, dibujos, bocetos, cuadros y gráficos para transmitir información. Los elementos visuales se utilizan también como apoyo durante las presentaciones para proporcionar un contexto más integral junto con la comunicación escrita y/o verbal. Normalmente, los elementos visuales se utilizan para simplificar información o conceptos complejos ayudando a ser comprendidos mejor. Debido a que las personas tenemos diferentes estilos de aprendizaje, la comunicación visual puede ser más eficaz para generar conexiones más personales.

“De todos los inventos para la comunicación en masa, las imágenes aún hablan el lenguaje universal más entendido” Walt Disney, cineasta.

Comunicación escrita

Esta habilidad de comunicación implica la transmisión efectiva de información, ideas y mensajes a través de palabras escritas. Abarca varias formas, incluidos correos electrónicos, informes, memorandos, cartas y mensajes de texto. Unas sólidas habilidades de comunicación escrita son esenciales y a la par tienen un alto coste las deficiencias de redacción que a menudo conducen a la confusión e incluso a conflictos por interpretaciones erróneas. Por tanto es importante cuidar la redacción y asegurarnos que el mensaje pueda perdurar sin generarnos dudas a medio plazo.

“El arte de la comunicación es el lenguaje del liderazgo” James C. Humes, escritor.

 

Estilos de comunicación principales

Por encima del canal de comunicación , está la forma en que nos comunicamos, nuestro estilo comunicativo tendrá un gran impacto en nuestra capacidad de formar y mantener relaciones, obtener lo que queremos o necesitamos, evitar conflictos y resolver problemas. Es el “envoltorio emocional” que recoge nuestro mensaje y el que finalmente dejara la impronta – agradable vs desagradable- en quien lo recibe.
Aprender a reconocer y comprender los diferentes estilos de comunicación es clave para desarrollar habilidades de comunicación efectiva y respetuosa.

Hay cuatro estilos de comunicación principales: asertivo, agresivo, pasivo y pasivo-agresivo. A menudo, los solemos combinar según el contexto de la interacción, la persona o personas con las que interactuamos u otros factores internos o externos como el estado de ánimo o las distracciones del momento.

Estilo de comunicación asertivo

Un estilo de comunicación asertivo es ampliamente aceptado como el estilo de comunicación más eficaz, ya que se centra en las necesidades tanto de la persona que comunica como de la persona con la que se comunica. Las personas asertivas se valoran a sí mismas, valoran su tiempo, sus derechos y necesidades, así como los de las demás personas. La motivación de este estilo es expresar las propias necesidades o deseos, respetando también las necesidades y deseos de la otra persona. Es un modelo win-win, donde todas las partes ganan mas allá de las diferencias de criterio o intereses y permite el desarrollo personal durante el proceso.
Las personas asertivas destacan por que exponen hechos (sin etiquetas ni juicios), se expresan directa y honestamente, verifican la comprensión y las interpretaciones de los demás y se sienten con confianza, tranquilidad, firmeza y consistencia. También están abiertas a la crítica y la negociación sin adoptar posturas defensivas ante ello.

Y a su vez, las personas que son tratadas con un estilo asertivo, sienten que pueden confiar, que saben cuál es su posición, que han sido personas escuchadas, validadas y sobretodo, respetadas.

Estilo de comunicación agresivo

Un estilo de comunicación agresivo se centra en las necesidades de la persona que comunica y, a menudo, ignora las necesidades de la persona a la que se comunica. Este tipo de comunicación suele estar impulsado por creencias como «Yo tengo razón y tú estás equivocad@», «Conseguiré lo que quiero pase lo que pase» y «Mis necesidades son más importantes que las tuyas». Para quien lo utiliza podríamos decir que “El fin justifica los medios”.

Este estilo de comunicación a menudo se considera amenazante, mandón o condescendiente. Es posible que lo reconozcamos como alguien que parece tener una mentalidad cerrada, que no sabe escuchar con eficacia, interrumpe o habla por encima de los demás, menosprecia o utiliza amenazas o ataques para conseguir lo que quiere. Su objetivo e intereses se imponen sin mediar otros valores.

Para quien recibe una comunicación agresiva a menudo son personas que se sienten a la defensiva, humilladas, heridas, asustadas, irrespetadas y pueden recurrir a contraatacar, a mostrarse resistentes o desafiantes, a alejarse de la persona o a volverse alguien dócil, en estado de sumisión pero con resentimiento.

Estilo de comunicación pasivo

Un estilo de comunicación pasivo se centra en las necesidades de la otra persona más que en las propias. Este tipo de comunicación puede estar impulsado por creencias como “Tú eres más importante que yo”, “No debería decir lo que realmente pienso o siento” o “Sólo debería mantener la paz”. Este estilo de comunicación está impulsado por el deseo de complacer a los demás y evitar conflictos a cualquier precio.

Una persona que comunica con estilo de comunicación pasivo se somete a los deseos de los demás, en lugar de expresar sus pensamientos y sentimientos, evita la confrontación, habla en voz baja o pide disculpas – sin razón aparente- , no expresa sus sentimientos, habla indirectamente o no habla.
Las personas que son tratadas con este estilo pasivo a menudo se sienten frustradas, confundidas acerca de lo que quiere realmente quien comunica, dejando un aire de confusión e inestabilidad.

Estilo de comunicación pasivo-agresivo

Un estilo de comunicación pasivo-agresivo parece pasivo en la superficie, pero también se caracteriza porque quien comunica satisface sus necesidades de manera indirecta. Este tipo de comunicación está impulsada por creencias como “No puedo decir lo que realmente pienso, pero puedo mostrártelo” o “Te complaceré, pero me queda pendiente una cuenta contigo”.
Quienes comunican con el estilo pasivo-agresivo tienen dificultades para reconocer y expresar su enojo, lo que los lleva a sentir una sensación de estancamiento, resentimiento e incapacidad de abordar directamente sus necesidades o enfrentar conflictos. Podemos reconocer a esta persona como alguien cuyas expresiones no coinciden con sus emociones (por ejemplo, sonríe cuando siente realmente enfado), es indirectamente agresiva, sarcástica, poco confiable, condescendiente, muestra una «doble cara», difunde rumores o murmuran para sí mismas en lugar de confrontar abiertamente a la otra persona y sus diferencias.

Las personas que reciben la comunicación pasivo-agresiva con frecuencia se sienten confundidas, enojadas, heridas o resentidas.

Tener una buena comprensión de estos cuatro estilos de comunicación principales es útil para permitirnos desarrollar tanto una conciencia personal como una conciencia de los estilos de comunicación de las personas con las que interactuamos.
Cuando comprendemos nuestro estilo de comunicación, será mucho más fácil identificar áreas de mejora, lo que nos puede ayudar a fortalecer relaciones, reducir el estrés causado por los conflictos y satisfacer nuestras necesidades.

 

Cómo mejorar tus habilidades de comunicación

1. Practica las tres C.Construye un mensaje claro, conciso y concreto. En los mensajes verbales, menos es más. Evitar rodeos, explicaciones excesivas o datos irrelevantes que desdibujen el foco del mensaje.
Saber previamente qué es lo que realmente queremos transmitir, hará que sea más sencillo lograrlo y evitar que nos vayamos del mensaje principal.

2. Ser consciente de la comunicación no verbal. Nuestras expresiones faciales, gestos y lenguaje corporal pueden decir, y a menudo dicen, más que nuestras palabras. Las señales no verbales pueden tener entre un 65 y un 93 por ciento más de impacto que la palabra hablada. Y es más probable que creamos más en las señales no verbales que en las palabras habladas si hay disonancia entre ambos mensajes, por tanto ser conscientes de nuestros gestos y expresiones es esencial para la coherencia del mensaje.

3. Cuidemos el tono. Cómo dices algo puede ser tan importante -o más- que lo que dices. Al igual que con otras señales no verbales, el tono puede agregar poder y énfasis a un mensaje, o puede desvirtuarlo por completo. El tono (incluye el volumen, la proyección y la entonación) puede ser un factor especialmente importante en los desacuerdos y conflictos. Una palabra bien elegida con una connotación positiva genera buena voluntad y confianza. Una palabra mal elegida con connotaciones poco claras o negativas puede dar lugar rápidamente a malentendidos.Practica el uso del tono, sea grabándonos audios y escuchándonos para corregir o pidiendo feedback sobre cómo llega nuestro mensaje.

4. Escucha activa. Quizás la habilidad comunicacional mas importante. Las personas que se sienten escuchadas se sienten validadas, respetadas, importantes para quien las escucha y ello es altamente empoderador. Es importante dejar que la persona termine lo que intenta decir antes de hablar, sin interrumpir o tratar de completar su mensaje aunque creamos saber lo que quiere decir. Podemos cuestionarle no como critica o juicio sino para aclarar sus ideas y comprenderle mejor.
Repetir/parafrasear lo que creemos haber escuchado y preguntar si lo hemos entendido correctamente. Esto ayuda a la conexión y evita malos entendidos.

5.Empatía. No es lo mismo la simpatía – mostrar un comportamiento amable y de apertura mental- que empatía, la capacidad de ver el mundo desde el lugar de quien nos comunica, comprender sus emociones, la importancia y el significado que la persona le otorga. Ello conlleva silenciar nuestro juicio y critico interior.
La empatía implica un alto nivel de respeto, no sólo formal, sino intencional, estrecha distancias mas allá de nuestras diferencias y construye puentes entre las personas creando ambientes de confianza y un clima emocional positivo.

El verdadero sentido de la comunicación, la creación de puentes entre personas distintas en lugar de levantar muros a partir de las diferencias.

“Ser empátic_ es ver el mundo a través de los ojos del otr_ y no ver nuestro mundo a través de sus ojos” Carl Rogers, psicólogo humanista.

 

Cuéntame tus dudas o preguntas
Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Nombre
    Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
    Llamar Ahora
    Dirección